sábado, 21 de febrero de 2009

Escucha por favor, lo que no estoy diciendo

Después de haber leído los últimos dictados no puedo dejar de pensar en lo maravilloso que seria cumplir el sueño de la comunidad. Anhelo poder tener un lugar seguro donde se me siga amando a pesar de mis defectos y mis miedos. Yo me siento particularmente solo. Se que tengo a los Maestros conmigo, pero aun así me siento solo. Babaji es mi amigo y él me conoce tal como soy, pero me gustaría que en la tierra pudiera tener amigos que me conocieran tal como soy y aun así me siguieran amando.

Desde que empecé a recibir dictados de los Maestros he ganado muchas cosas. Soy más feliz, más centrado, y más amoroso. Sin embargo siento que ahora soy más solitario que nunca. Las personas esperan demasiado de mí. Se han hecho la falsa imagen de que un mensajero debe ser alguien perfecto que no comete errores. Yo no soy ese ser perfecto que muchos buscan. Dios en mi es perfecto, pero yo aun sigo siendo humano y como tal, continúo cometiendo errores.

Yo fui estudiante durante mucho tiempo de las enseñanzas de Mark Prophet, dentro de mi ignorancia llegué a creer que Mark, por ser Mensajero de Dios, era perfecto. Después encontré un libro llamado “Consciencia Cósmica”. En la primera pagina Elizabeth, su esposa y sucesora, escribió lo siguiente:

“Si, (Mark) sobrellevó sus propias imperfecciones tal como, antes que él, hizo San Pablo, que nunca estuvo sin su “espina en la carne”, según sus palabras. Pero Dios en él fue más grande que todo eso. En él vimos el ritual eterno del Señor que desciende hasta su ungido y lo eleva con un propósito sagrado. (…) Algunas veces -debido a nuestra debilidad- nos parecía un dios; y después nos parecía demasiado humano, como si nosotros fuéramos dioses. (…) Este adepto del siglo XX, nos comunica que es aceptable que seamos humanos mientras recordemos que somos divinos. Pero si creemos que somos completamente divinos, probablemente somos demasiado divinos para ser humanos. Y, después de todo, ¡Es en nuestra humanidad donde nos podemos permitir amar y ganar!” (Elizabeth Clare Prophet, Conciencia Cósmica).

Cuando leí esas palabras me di cuenta de que toda esa imagen del profeta perfecto me la había inventado yo, apoyado en la idolatría que propició su iglesia. El ser humano perfecto es un mito, y nosotros alimentamos esa mentira durante años. Eso hizo que los estudiantes de los Maestros crearan una máscara de falsa santidad que alimentara el mito. Cuando comprendemos que no tenemos que aparentar ser perfectos ante nadie, que debemos ser honestos con nosotros mismos y con los demás, empezamos a crear la Comunidad.

La mayoría de la gente que me conoce sabe parte de mi pasado. En los años recientes experimenté muchas facetas de la conciencia humana. Viví atado a varias adicciones químicas, entre ellas las drogas y el alcoholismo crónico. Participé en muchas clases de delitos y actos reprobables. A estas alturas ya no me avergüenzo -ni mucho menos me siento orgulloso- de lo que viví. Lo único que se, es que el día que decidí hincar la rodilla y regresar a Dios, Él estaba ahí, esperando para abrazarme con su amor incondicional. Dios no me esperaba para juzgarme o criticarme. Como el hijo prodigo, fui recibido con una fiesta y un banquete celestial.

Hoy en día veo llegar a nuestro grupos personas que tienen problemas de alcohol, drogas, homosexualismo, etc. Algunos estudiantes tratan de guardar cierta distancia con ellos. Yo me pregunto, si Dios no los juzga, ni los critica, ¿qué derecho tenemos nosotros de hacerlo? He escuchado a estudiantes que dicen que estas personas solo pueden ser bienvenidas si están decididas a cambiar. Yo pregunto, ¿Quiénes somos nosotros para decidir el tiempo en el que una persona debe cambiar? Creo que ese es un negocio personal entre ellos y Dios.

Yo solté hace tiempo la vida bohemia que llevaba –aunque no totalmente. Sin embargo, hay una sola cosa que extraño de ese mundo: por lo menos ahí me aceptaban como era. Dicho ambiente no propiciaba el cambio, pero me aceptaban como era. Muchos padres y profesores no entienden porqué sus hijos y estudiantes se adentran en el mundo de las drogas y el alcohol. Una de las razones más importantes es que los jóvenes se sienten aceptados dentro de ese medio. Probablemente, muchos de ellos se cansan de un hogar o una escuela donde reina la hipocresía y deben vivir bajo una máscara diseñada por una sociedad inhumana.

Ahora, si la comunidad espiritual, donde nos están dando las herramientas para ascender y ayudar al mundo no puede ser un lugar donde se nos permita ser honestos, ¿Entonces dónde? Yo pienso que los grupos espirituales deberían integrar los componentes que permitan sanar el alma a través de la franqueza y espontaneidad. El viejo modelo de piscis debe ser trascendido. Ese modelo promueve la hipocresía y la falta de amor, puesto que no se nos permite expresarnos como somos. Y si no podemos ser auténticos no puede haber sanación.

Hoy quiero dedicar a todos un poema muy hermoso que encontré, es un poema que refleja perfectamente mi alma. Estoy seguro que también refleja la tuya, si lo quieres aceptar.

Escucha por favor, lo que no estoy diciendo

De Charles C. Finn

No te engañes conmigo. No te dejes engañar por la cara que llevo. Pues llevo una máscara, mil máscaras, Máscaras que temo quitarme,Y ninguna de ellas soy yo. Lo que puede ser arte es para mí un hábito. Pero no te engañes. Por el amor de Dios, no te engañes. Te doy la impresión de seguridad, De que todo es alegre y sereno en mí, por dentro y por fuera, Que la confianza es mi nombre y la frialdad mi juego, Que el agua está en calma y mantengo el control, Y que no necesito a nadie. Pero no me creas. Mi cara parece lisa, pero mi cara es mí máscara, Siempre variante, siempre encubridora. Debajo no hay complacencia. Debajo hay confusión y temor, y soledad. Pero yo lo oculto. No quiero que se sepa.

Me horroriza pensar en la revelación de mi debilidad y mi miedo. Por ello he creado frenéticamente una máscara para esconderme, Una fachada indiferente y sofisticada, Para ayudarme a creer Que me escuda de la mirada que sabe. Pero esta mirada es mi única salvación. Mi única esperanza, y yo lo sé. Lo será, si va seguida de aceptación, Si va seguida de amor. Es lo único que puede liberarme a mí mismo, De las paredes de la prisión que yo mismo me he construido, De las barreras que tan concienzudamente erigí. Es lo único que me asegura de cuanto yo no puedo asegurarme, De que realmente merezco algo. Pero yo no te cuento esto. No me atrevo, temo hacerlo. Temo que la aceptación no siga tu mirada,Ni que la siga el amor. Temo empobrecer tu concepto de mí, que te rías,Y tu risa me mataría. Temo no ser nada en el fondo, nada bueno, Y que tú lo descubras y lo rehaces.

De este modo sigo mi juego, mi supuesto juego desesperado, Con fachada de seguridad afuera Mientras un niño tiembla dentro. Así empieza el desfile de máscaras, brillante pero vacío Y mi vida deviene en un frente. Vanamente te hablo en tono cortés de charla superficial.Te cuento todo aquello que no es nada,Y nada de aquello que lo es todo,De aquello que llora dentro de mí.Así, cuando siga mi rutina, No te creas lo que yo diga. Escucha con atención y trata de ir lo que no digo, Lo que me gustaría poder decirLo que para sobrevivir necesito decir, Pero que no puedo pronunciar.

No me gusta esconderme. No me gusta jugar partidas superficiales y falsas. Quiero dejar de jugarlas. Quiero ser auténtico, espontáneo y yo mismo, Pero tienes que ayudarme. Debes tenderme una mano Aun siendo lo último que supuestamente quiero. Solo tú puedes quitar de mis ojos la blanca mirada de muerto que respira. Solo tú puedes devolverme la vida.Cada vez que eres amable y dulce y alentador, Cada vez que tratas de comprenderme porque te importa, Se empiezan a formar alas en mi corazón, Alas muy pequeñas, Alas muy frágiles ¡pero alas! Con tu poder de tocarme la parte sensible;Puedes soplar vida dentro de mí.

Quiero que sepas esto. Quiero que sepas lo importante que eres para mí,Como puedes ser el creador –un creador fiel a Dios-De la persona que soy yo Si decides hacerlo.Solo tú puedes derribar el muro tras el cual tiemblo,Solo tu puedes quitarme la máscara, Solo tú puedes liberarme de mi sombreado mundo de pánico e incertidumbre, de la prisión de mi soledad, Si decides hacerlo. Hazlo por favor. No me dejes de lado. No voy a ser fácil para ti. Una larga convicción de inutilidad construye fuertes muros. Cuanto más te acerques a mí Más ciegamente puedo resistirme. Es irracional, porque pese a lo que digan los libros sobre el hombre, yo soy irracional.

Lucho contra las mismas cosas que anhelo desesperadamente. Pero se me ha dicho que el amor es más fuerte que los muros,Y en esto descansa mi esperanza. Trata de derribar esos muros Con manos firmes Pero con manos suavesPorque el niño es muy sensible. ¿Te preguntas quien soy yo? Soy alguien a quien conoces muy bien. Pues soy cada hombre que te encuentras Y cada mujer que te encuentras.
………………………..

Una vez traté de ser sincero con alguien, y su burla me obligó a regresar a mi caparazón de tortuga. Hoy empiezo de nuevo a asomar tímidamente la cabeza. Lo hago por una sola razón: porque creo en la comunidad que se está formando. Creo que los hombres y mujeres valientes y honestos que ya están cansados de tanta hipocresía. Puede que haya lugares para ser hipócrita, pero una comunidad espiritual no debería serlo.

Aquellos que buscaban en mí al ser humano perfecto que solucionaría sus problemas se han equivocado. Pueden aceptarme como soy, o ir en busca de algún gurú que parezca ser ese ser perfecto que buscan. Yo no estoy más dispuesto a jugar ese juego, el juego del ego.
Gracias por escucharme,

YO SOY Siendo Walter.

7 comentarios:

Marina dijo...

Te agradezco con toda sinceridad Walter lo que contaste y compartiste. Sí!!!!!!!! me sentí absolutamente identificada con tus palabras!!!!!!! y con el poema!!! porque es el alma la que habla!!!!GRACIAS!!
Es cierto, yo también me pregunto por qué hay mayor hipocresía en los grupos religiosos, y por supuesto que me incluyo: me parece que es porque allí aparece una de las mil caras del ego: la de la superioridad: nos autocreamos una idea a partir del ego y tratamos de sostenerla a toda costa, por ejemplo: petenezco a tal organización (o religión), es la de mayor elevación...por ende, todos los demás están por debajo, todos deberían hacer lo que nosotros practicamos en mi religión..etc...etc...Creo que en tu caso, debe pasar algo parecido al ser un Mensajero para los Maestros; las personas tendemos a infundir un peso y una presión y expectativa en quienes ocupan un lugar como el tuyo en una Comunidad, y el ego empieza a tejer sus redes; me parece que es otra trampa la que él nos tiende de esta manera. También me sucedió que al leer Conciencia Cósmica quedé impactada con una frase de Elizabeth P acerca de Mark P.cuando decía, que él(Mark P.) no era un robot mecánico que quería tener la razón a toda costa...!! que también se equivocaba.
En cuanto a mi, hoy quiero también sacarme alguna máscara: quiero quitarme la máscara de la persona perfecta: siempre, desde chica, he tratado de "ser perfecta"...en todo!!!! woww qué semjante obligación me impuse humanamente!! no sé si se imaginan el desgaste de energía que esto puede ocasionarle a una persona: he tratado de ser La mejor...en todo!!! en el colegio, en los deportes, en el trato con la gente, etc... en la relación con mis padres etc!!! Esto hace que uno se exija demasiado, que oculte sus defectos, en mi caso,me ha pasado que si lo que hago "no va a ser perfecto o sobresaliente"...entonces no hago nada...y ésto me llevó muchas veces también a aislarme un poco, a construir una "personalidad perfecta"....o nada!! se imaginan que trabajo sostener esto ; también me llevo a tener cierto temor a hablar en público, por ejemplo; temor a equivocarme, a que todos se rian, a que todos hablen mal de mi, me critiquen,,,,etc... Era muy extrovertida de chica, y ahora todo eso que les conte me llovo a ser comunicativa pero "desde lejos"..Quiero contarles algo que me sucedió en mis primeros años en la Organizacion de Summit lighthouse: yo suelo tener recuerdos (o por lo menos algunos) acerca de los viajes a los Retiros etericos de los Maestros por las noches.... Una noche me encontraba en un gran salón ; había muchas personas y por lo que comprendí era una de las aulas donde estábamos recibiendo lecciones. Por ese entonces yo fumaba (cigarrilos comunes-nicotina) ; yo llevé y encendí un cigarrillo!!! allí en un Retiro!! se imaginan?? yo sentí en mi interior que algo, no estaba bien.. detrás mio estba Elizabeth Prophet ...yo la miré pensando que ella iba a retarme -quien sabe, tal vez gritarme y echarme...pero, ella...sólo me observó tranquilamente, no me dijo absolutamente nada y permaneció serenamente allí como estaba... Yo recuerdo que pense´"creo que acá no es correcto fumar" y apagué el cigarrillo.....pero lo hice de corazón, DE VERDAD!! no porque alguien me regañara, me gritara o me juzgara...y mucho menos la Mensajera... Su mirada amorosa, no me juzgó...como lo hacían en el plano externo!!! nadie me criticó ni me echó de ese lugar... Por supuesto que pase años sin decir que fumaba ni en esa ni en otra organización... recién, deje en Mayo del año pasado!! gracias a Dios y los Maestros!!! Esto lo estoy contando por primera vez. Por supuesto que esto no quiere decir que es bueno fumar...ni en el plano externo, ni en el interno...jajajja...lo que quiere decir es que NINGUNO de nosotros es QUIEN para aceptar o no a alguien porque tiene una debilidad humana, un defecto,o muchos, o graves o no graves... un mal hábito, etc... Comparto con Walter ésto: "¿quiénes somos nosotros para decirle a alguien que puede permancer en una Comunidad si cambia tal o cual cosa?? Mientras tengamos nuestra partecita humana, continuamos teniendo debilidades que superar.Pido a Dios y a los Maestros Acendidos que nos ayuden a hacerlo desde el Amor y la Misericordia!!!! y ya no más desde la hipocresía. Yo tampoco quiero seguir jugando al juego del ego y la dualidad!!! Gracias Señor Gautama Buda GRacias a todos por este nuevo Blog!!
"No te tomes demasiado en serio. No te dejes atrapar por tu propia autoimportancia". Mark Prophet (Conciencia Cósmica).

Walter dijo...

Mi historia con el cigarrillo

Oh Marina, te amo y te acepto tal como eres. Tu historia me lleva a contar algo que pocos saben. Cuando yo estaba en el Summit también fumaba muchísimo. Me sentía terriblemente culpable por ello y mi ego no me dejaba en paz con su condenación. Cuando un conferencista del Summit iba a Roldanillo yo me escapaba a fumar, luego me lavaba las manos con jabón, comía chicle y trituraba una planta que se llama Albaca para disimular el olor. Después regresaba a la conferencia.
Cuando Lorraine vino a Colombia hicimos un ejercicio en el cual íbamos tres personas a una mesa a hablar con ella y entre los tres nos ayudábamos a descubrir nuestra Llama Divina. Cuando yo estaba ahí Lorraine me miró y me dijo: -¿Tu fumas? Yo me quedé sin aliento y dije: -¿Qué? Ella dijo: -El Morya me está diciendo que tú fumas. En ese momento mis amigos me miraban asombrados. Yo siempre iba tan serio a las conferencias y hablaba tan bonito que nadie imaginaba que fuera adicto al cigarrillo. No pude mentir y le dije a Lorraine que si, que era verdad. Ella no se mostro enojada ni nada, simplemente me dijo: -El Morya de dice que debes dejar de fumar.
A partir de ese momento deje de fumar, pero a las dos semanas no lo pude resistir más y volví a caer. Esta vez era peor porque decía –Un Maestro Ascendido me ha pedido algo y estoy desobedeciendo. Me sentía el más pecador del universo. Después de esto pasó más de un año y entonces El Morya me habló a mí personalmente. Y nuevamente me dijo que dejara de fumar, pero esta vez fue más explicito y me dijo que tomara un curso para dejar de fumar, un curso que me permitiera comprender la causa de la adicción y sanarla desde adentro. Yo tomé un curso por internet y dejé el cigarrillo en ocho días. No niego que algunas veces (muy raras) siento deseos de fumar, pero de todas maneras ya llevo casi cinco años sin fumar y me siento muy bien.

Marina dijo...

Muchísimas gracias Walter; sé muy bien lo que se siente!! gracias por compartirlo también....porque yo hacía lo mismo!! cuando iba camino al grupo, fumaba un cigarrillo por la calle y cuando estaba por llegar, me compraba un helado de crema para disimular y me limpiaba bien las manos, pero también tenía que "tener cuidado" de que algunos no vieran el helado, porque algunas personas eran muy estrictas con respecto a la alimentación y podían decirme que "ingería azúcar" y que eso atraía entidades. También me sucedió con el chocolate. Una vez salíamos de un Servicio y compré unos bocaditos para hacer cambio de monedas y para llevarlos a mi casa (ni siquiera eran para mi). Convidé a una de las personas y me exclamó: "¿Vos no sabés lo que dice El Morya?.... "Que el que come chocolate no puede ser su chela"... Esa vez me sentía un poco enojada y le respondí a esta persona. "mirá, yo como chocolate y soy una chela de El Morya". hoy, pido perdón al Maestro si me equivoqué; pero en ese momento sentí la necesidad de responder... Me gustaría si los Maestros nos hablaran acerca de estos temas que sucedieron en la anterior dispensación . También me sentía incómoda porque nunca podía compartir algunas experiencias espirituales que tal vez hubiese sido bueno para mí: ellos estaban aterrados con el tema del "psiquismo"..
También reconzoco mi propia hipocresía en este asunto...porque yo también podría haber reaccionado y decir: "escuchen nosotros debemos ayudarnos, no juzgarnos...todos tenemos defectos..." sin embargo traté de mantener mi máscara mucho tiempo. Claro que uno necesita sanación de su propia psicología; siento que la mayor parte de las veces, sostenemos nuestra máscara e hipocresía por temor a que nos dejen de amar.Pero estuve pensando en ésto y me doy cuenta que la parte divina de todos nosotros y Dios mismo: nunca nos deja de amar. Es el ego el que nos ha creado esa mentira y nosotros la hemos aceptado. Ahora es el momento de dejarla ir. GRACIAS POR ACEPTARME COMO SOY!!!!!
M :)

Walter dijo...

La verdad yo nunca me creí el cuento del chocolate. Aunque la alimentación es muy importante en el sendero espiritual, un verdadero Maestro no te va a rechazar porque de vez en cuando comas ciertas cosas. Yo si he experimentado que cuando como chocolate o azúcar me bloqueo y no puedo recibir un dictado en las próximas horas, pero eso no quiere decir que los Maestros lo rechacen a uno por un cierto tiempo. Por cierto, hace una hora me tomé una taza de chocolate en casa de mi mamá, reconozco que no tengo una buena disciplina en la comida y que tengo que mejorara muchas cosas. Pero de lo que si estoy seguro es que un Maestro no lo va a condenar a uno por nada.

No estoy diciendo que seamos desordenados en la alimentación, lo que trato de decir es que debemos dejar de ver a los Maestros como seres furiosos que viven pendientes de nuestros errores para rechazarnos o castigarnos. Esa es una visión dualística de los Maestros.

En Summit nos dijeron muchas cosas extremistas, mucho de eso tenia como propósito probar quienes eran los verdaderos chelas prácticos que podían ir más allá de las palabras y buscar el sendero interno en el corazón.

Un abrazo de parte de More (El Morya), Él te dice que tu respuesta de ese día fue la más acertada y que además te ama y te acepta por lo que eres. Recuerda que a pesar de su mirada penetrante, Él siempre lleva calcetines de color rosa.

Hugo dijo...

Comparto con Marina el mismo impetu por ser perfecto y siempre quedar bien. El problema que he visto de mi ego es que trata de hacer eso para buscar la aprobación de las demás personas.

Para mi ha sido muy duro entender que lo que realmente importa es la aprobación de Dios. Veo que tengo una falsa creencia muy arraigada de que estamos en el mundo para agradar a los demás.

Creo que siempre he deseado servir porque esa es mi llama interna, pero servir para agradar a otros es una versión inferior del verdadero servicio. Además está soportado en la falsa creencia de que el ego de los demás es más importante que mi propio Cristo.

Las falsas creencias a menudo se demoran un buen tiempo en morir y desvanecerce, y esta no ha sido una excepción.

No digo que la motivación interna de Marina sea similar a la mía, pero por lo menos sé lo que es ese impulso interno de siempre querer ser perfecto humanamente.

Yo te invito a que trates de aislar muy bien la falsa creencia detras de ese comportamiento. Puedes tratar el ejercicio de escritura automatica que aparece en el libro de las 7 claves del despertar espiritual. A mi me ayudo mucho a llegar al corazon mismo de esa falsa creencia.

El trabajo en mi caso ha sido dificil, pero es interesante saber que otros están experimentando algo similar a mi. Por lo menos entre todos nos podemos dar apoyo para superar estos bloqueos.

Marina dijo...

Les agradezco de verdad con mi corazón Walter y Hugo!!!! Gracias Al Amado Morya !!!! me había olvidado lo de los calcetines... !!! :-) Por cierto Walter, yo no me he creído muchas cosas que nos habían dicho...muy extremistas!! pero, no tenía con quién compartirlas de esta forma tan maravillosa. GRACIAS!!

Gracias Hugo!! sí, creo que es el agradar siempre a los demás; en mi caso es que no se lleven un "feo o mal concepto de mí". Recién en este último tiempo he estado sintiendo que esto está cambiando. Me quedó mucho tu frase "el servicio para agradar a otros es una versión inferior del servicio"... sí, realmente es cierto. En Argentina diríamos: "es un servicio trucho.." También he estado pensando en el hecho de darle una importancia tan grande a la opinipon del ego...¡¡incluso olvidando al Cristo!! Me gustaría practicar el ejercicio que me comentás porque pieno que puede ayudarme a encontrar más falsas creencias que me he estado creyendo y motivaron esta conducta en mí; no sé ¿cómo puedo obtener el libro..? (yo vivo en Argentina). Les mando un abrazo a ustedes y a todos en esta Comunidad. He leído todos los Comentarios y les quiero decir que los amo y ACEPTO como Son y que todos me aportan de alguna u otra manera gran ayuda. GRACIAS!!
M :)

Yolanda Quiroz dijo...

Walter quiero compartir unos apartes del dictado del amado Jesús en Alemania (estamos trabajando en la traducción) que me parece se ajustan a lo que comentas sobre la dependencia de las personas...

Sigan la voz espiritual interior, no la autoridad externa
[Período de silencio de Jesús]

Estoy en silencio porque deseo que experimenten que la polaridad Omega de nuestro hablar es en verdad el silencio. No caigan en la trampa de pensar que siempre necesitan escuchar una enseñanza externa, una voz externa. Porque, si piensan que yo, Jesús, sólo les puedo hablar a través de un mensajero externo, entonces se están perdiendo del aspecto Omega de mi ministerio.
Porque yo puedo, en verdad, hablarle a cada uno en su corazón. Pero para que me escuchen, deben crear un espacio de silencio en su mente. Porque yo no soy tan gritón ni bullicioso. Yo no vengo a ustedes de forma individual con una voz gritona, bulliciosa tratando de forzarlos. Vengo con una voz tranquila, sosegada que busca animarlos a lograr una comprensión superior, para que tomen mejores decisiones por sí mismos en vez de que les digan que deben hacer.

Porque, mis amados, no deseo decirle a cada ser humano en este planeta que tiene que hacer, porque incluso yo, deseo tener mis momentos tranquilos. ¿Y por qué asumiría el trabajo de pensar que yo sé cómo las personas en la Tierra se deberían comportar? De ese modo también sería responsable por las decisiones que toman, sin embargo, siendo incapaz de –de acuerdo al libre albedrío- influir en su experiencia de vida.

Y así ven esto tantas veces, cuando un gurú espiritual le dice a las personas que hacer –por ejemplo les dice con quien casarse- y luego cuando el matrimonio no funciona porque las personas tienen una expectativa ingenua de que si fue el gurú el que les dijo con quien casarse, todo debería ser “y vivieron felices.” Y luego, cuando tienen que trabajar en sus problemas, se sienten descontentos con el gurú, sienten que les dieron un consejo erróneo y entran ahora en un estado de conciencia negativo.

Y este es un patrón que pueden ver una y otra vez con aquellos que se han permitido seguir una autoridad externa de cualquier clase, mis amados.

Si en verdad me dieran un poco de tiempo de vez en cuando, buscando aquietar su mente y sentarse en silencio. ¡Apagar el iPod, mis amados! [Risas] Porque no deseo competir con esta maravilla tecnológica. Denme silencio y les daré dirección, guía.

Un abrazo, Yolanda