domingo, 26 de abril de 2009

Paso 6. "Estuvimos dispuestos a dejar que Dios eliminase todos estos defectos de carácter".


(Adaptado de los 12 pasos de Alcohóliocs Ánonimos)


“Este es un paso que separa a los hombres de los muchachos...”. Así piensa un clérigo. Dice que la persona que tiene la suficiente buena voluntad y honradez para aplicar una y otra vez el Sexto Paso a sus defectos “sin reservas de ninguna especie”, ha avanzado mucho espiritualmente, y por consiguiente merece que se diga de él que es una persona que está tratando sinceramente de crecer a la imagen de propio Creador.

Desde luego la frecuentemente discutida pregunta de si Dios puede eliminar defectos de carácter –y si lo hará bajo ciertas condiciones-, tendrá una respuesta afirmativa de parte de casi cualquier miembro de la Comunidad Amor. Para él esta proposición no es una teoría; para él será tal vez el hecho más importante de su vida.

Generalmente se referirá a ello así: “Seguramente que estaba vencido, absolutamente derrotado. Mi fuerza de voluntad no me servía en nada para controlar mis emociones. Cambios de ambientes, los mejores esfuerzos de mi familia y mis amigos, de médicos y clérigos, resultaron inútiles contra mi ego. Sencillamente no podía controlarme y nadie podría lograr que lo hiciera. Pero cuando estuve dispuesto a ventilarme y le pedí a un Poder Superior, Dios dentro de mí, que me liberara de mis defectos, mi neurosis desapareció. Me la arrancaron”.

Esta clase de testimonios se oye a diario en reuniones de la Comunidad Amor en todo el mundo. Cualquiera puede ver claramente que cada miembro de la Comunidad Amor ha sido liberado. Así es que de una manera cabal y literal todos los miembros de la Comunidad Amor estuvieron dispuestos a dejar que Dios eliminase de sus vidas los aspectos del ego. Y Dios procedió a hacer exactamente eso.

Una vez que se nos ha liberado de una manera perfecta de nuestro principal medio de escape (drogas, píldoras, alcohol, masturbación, ira, etc.), ¿Por qué no podemos lograr por el mismo medio, una liberación perfecta de cada uno de nuestros problemas y defectos? Este es un acertijo de nuestra existencia cuya respuesta solamente puede estar en la mente de Dios. A pesar de todo podremos darnos cuenta de parte de la respuesta cuando menos.

Cuando los hombres y mujeres se dejan llevar por sus emociones a tal grado que destruyen sus vidas, están cometiendo un acto antinatural. Desafiando a su instinto de conservación parecen que están empeñados en destruirse. Van contra su instinto más hondo. Al ser humillados por la terrible paliza que les propinan las emociones descontroladas, la Gracia de Dios puede llegar a ellos y liberarlos. Aquí, su instinto poderoso de vivir puede colaborar de lleno con el deseo de su Creador de darles una vida nueva. Porque tanto la naturaleza como Dios aborrecen el suicidio.

Pero la mayoría de las otras dificultades que tenemos no entran en esta categoría para nada. Toda persona normal quiere, por ejemplo, comer, y reproducirse, ser alguien en la sociedad de sus semejantes. Y desea estar razonablemente a salvo y seguro mientras trata de conseguir sus fines. Ciertamente Dios lo hizo así. No lo concibió para que se destruyera. Y sí lo dotó de instintos que lo ayudaran a sobrevivir.

No se evidencia en ninguna parte que nuestro Creador espere que eliminemos totalmente nuestros impulsos instintivos. Hasta donde sabemos, no hay constancia de que Dios haya removido de algún ser humano todos sus impulsos naturales.

Como la mayoría de nosotros nace con abundancia de deseos naturales, no es raro que frecuentemente dejemos que éstos excedan su propósito. Cuando nos llevan a ciegas, exigimos voluntariamente de ellos que nos proporcionen más satisfacciones de lo que es posible o de lo que es debido, es el momento en el que nos apartamos del grado de perfección que Dios desea para nosotros en la tierra. Esta es la medida de nuestros defectos de carácter o, si se quiere, pecados.
Si se lo pedimos Dios seguramente nos perdonará negligencias. Pero en ningún caso nos dejará blancos como la nieve si no aportamos nuestra colaboración. Eso es algo que se supone que nosotros estamos dispuestos a esforzarnos por lograr. Él solamente pide que tratemos, lo mejor que podamos, de avanzar en la formación de nuestro carácter.


Así es que en el Sexto Paso “estuvimos dispuestos a dejar que Dios eliminase nuestros defectos de carácter” es la forma en que la Comunidad Amor expresa lo que es la mejor actitud que puede asumirse para empezar esta tarea de toda la vida. Esto no quiere decir que se espere que todos nuestros defectos de carácter serán eliminados como lo fue nuestro principal medio de escape. Puede que algunos sí, pero tendremos que contentarnos con mejorar pacientemente en lo que respecta a la mayoría de los demás. Las palabras clave “enteramente dispuestos” subrayan el hecho de que aspiramos a lo mejor en lo que conozcamos o podamos conocer.


¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a este grado? En un sentido absoluto, nadie. Lo mejor que podemos hacer, con toda la honradez que podamos aportar, es tratar de estarlo. Aún entonces los mejores de nosotros descubrimos con tristeza que siempre hay un momento crítico en el que nos detenemos y decimos: “No esto todavía no lo puedo dejar”. Y pisamos frecuentemente terreno aún más peligroso cuando gritamos: “Esto no lo dejaré nunca”. Tal es la fuerza que tienen nuestros instintos para propasarse. A pesar del progreso logrado habrá deseos que se opongan a la gracia de Dios.


Algunos de los que creen haberlo hecho bien tal vez refuten esto, así es que vamos a ir más allá. Casi cualquier persona siente el deseo de poder liberarse de sus impedimentos más notorios y destructivos. Nadie quiere ser tan orgulloso que se tilde de jactancioso, ni tan ambicioso que se le llame ladrón. Nadie quiere encolerizarse al grado de matar, o ser lujurioso hasta llegar al rapto, ni tan glotón que arruine su salud. Nadie quiere sentir el malestar crónico que produce la envidia o quedarse paralizado por la pereza. Desde luego que la mayoría de los seres humanos no sufre de estos defectos en ese grado exagerado.


Los que hemos evadido llegar a estos extremos estamos propensos a felicitarnos de ello. Sin embargo, ¿podemos hacerlo?, después de todo ¿No ha sido el egoísmo, puro y simple, lo que nos ha permitido evadir los extremos? No hay gran esfuerzo espiritual de por medio en tratar de evadir excesos por lo que se nos castigaría de todas maneras. ¿pero dónde estamos cuando se trata de los menos violentos de esta misma clase de defectos?.


Lo que debemos reconocer ahora es que nos regocijamos de algunos de nuestros defectos. En realidad los queremos. Por ejemplo, ¿a quién no le gusta sentirse un poco superior y aún muy superior, de los que lo rodean? ¿No es cierto que dejamos que la codicia se ponga la máscara de la ambición? Pensar en que nos agrade la lujuria parece algo imposible. Sin embargo, cuántos hombres y mujeres hay que hablan de amor y creen lo que dicen, para poder ocultar la lujuria en un rincón oscuro de sus mentes. Y aún manteniéndose dentro de los límites convencionales, muchas gentes tendrán que admitir que sus excursiones sexuales imaginarias están a veces disfrazadas de sueños románticos.


Podemos hasta gozar con un estado colérico que creemos justificado. De una manera perversa puede causarnos satisfacción el hecho de que muchas gentes nos resulten molestas porque esto nos da un sentido de superioridad. Una forma amable de asesinar personalidades, es la murmuración espoleada por la ira, también tiene sus satisfacciones. En este caso no estamos tratando de ayudar a los que criticamos; estamos tratando de pregonar nuestra hipocresía.


Cuando la glotonería no llega a un grado ruinoso, usamos un término más moderado para calificarla: confort. Vivimos en un mundo contagiado de envidia. Esta afecta a todos en mayor o menor grado. Es de suponerse que de este defecto derivamos una satisfacción torcida. De otra manera, ¿por qué perdemos tanto tiempo deseando lo que no tenemos, en vez de emplear ese tiempo en tratar de obtenerlo, o buscando torpemente atributos que nunca tendremos en vez de adaptarnos a los hechos y aceptarlos? Y cuántas veces trabajamos arduamente para conseguir esa seguridad y haraganería, a lo que llamamos “retirarnos de la vida activa”. Consideremos también el talento que tenemos para demorar lo que tenemos que hacer y que en realidad es pereza. Casi cualquiera puede hacer una larga lista de estos defectos y pocos de nosotros pensaríamos seriamente en renunciar a ellos, cuando menos hasta que no empezaran a hacernos muy desgraciados.


Desde luego que algunos llegan a la conclusión de que ya están preparados para que los libren de sus defectos. Pero aún estas personas, si hacen una relación de los menos graves de sus defectos, se verán obligados a admitir que prefieren quedarse con algunos de ellos. Por consiguiente, parece claro que pocos de nosotros podemos llegar rápida o fácilmente a estar preparados para aspirar a una perfección moral o espiritual; queremos transar solamente con el grado de perfección indispensable para irla pasando. Así es que la diferencia entre muchachos y hombres, es la diferencia entre luchar por obtener un objetivo limitado de nuestro ego y luchar por obtener el objetivo que es Dios.


Muchos preguntaremos en el acto: “¿Cómo aceptar todo lo que implica el Sexto Paso? Eso sería la perfección”. Esta parece una pregunta difícil, pero en realidad no lo es. Solamente se puede practicar a la perfección el Primer Paso, en el que hicimos una admisión absoluta de que éramos impotentes para luchar contra nuestras emociones descontroladas. Los siguientes once pasos exponen ideales perfectos. Son metas a las que aspiramos e instrumentos que sirven para medir nuestro progreso. Visto desde este punto, el Sexto Paso todavía resulta difícil, pero de ninguna manera imposible. Lo que urge es empezar y seguir perseverando.


Si en la aplicación de este paso no conseguimos alguna ventaja substancial en la solución de problemas no relacionados con nuestra forma de escapar, necesitaremos empezar de nuevo con la mente más alerta. Necesitaremos mirar hacia la perfección y estar preparados a marchar en esa dirección. Poco importa que a veces tropecemos. Lo que importa es estar listos.


Mirando otra vez aquellos defectos de los que todavía no queremos desprendernos, debemos desvanecer los límites rígidos que nos hemos marcado. En algunos casos tal vez aún tenemos que decir: “Esto no lo puedo dejar todavía...”, pero nunca debemos decirnos: “¡Esto no lo dejaré jamás!” .


Vamos a cerrar lo que parece ser un final peligrosamente entre abierto. Se sugiere que necesitamos estar completamente dispuestos a aspirar a la perfección. Sin embargo, hacemos notar que cierto grado de demora es perdonable. El egoico que buscara la explicación razonada de la palabra demora, fácilmente la interpretaría como plazo largo. Podría decir: “Esto es muy fácil. Seguramente que me encaminaré hacia la perfección pero no tengo por qué apresurarme. Tal vez puedo posponer el tener que enfrentarme a algunos de mis problemas”. Desde luego esto no da resultados satisfactorios. Esta manera de engañarse a sí mismo no conduce a ninguna parte. Por lo menos, tendremos que batallar contra nuestros peores defectos de carácter y tomar medidas activas para extirparlos lo más pronto que nos sea posible.


En el momento en que decimos “no, nunca” nuestras mentes se cierran a la Gracia de Dios. La demora es peligrosa y la rebeldía puede ser fatal. En este punto abandonamos los objetivos limitados y nos encaminamos a lo que es la Voluntad de Dios para con nosotros.

13 comentarios:

Walter dijo...

Amado y Todopoderoso Dios, estoy dispuesto a dejar que Tú elimines todos mis defectos de caracter. Amado Dios, entrego a tú Pilar de llama Violeta -el cual entregaste para nuestra sanación a travez del Arcangel Zadquiel- toda adicción al alcohol, a tener sexo con trabjadoras sexuales, a la pornografia y masturbacion. Aunque siento que todo esto se ha debilitado sustancialemnte, no bajaré la guardia porque sé que estos defectos a veces se simplemnten se esconden como un leon al acecho esperando la proxima oportunidad para atacar.
Mientras tanto, seguiré usando los Rosarios y trabajaré en las tecnicas de sanacion del alma que nos has entregado a travez de tus Mensajeros.
Gracias Dios por aceptarme tal como soy.
Te ama, Walter.

JAIRO DE JESUS dijo...

MI BIEN AMADA PODEROSA PRESENCIA "YO SOY" TE BENDIGO Y TE AGRADEZCO por tu incondicionalidad conque me dispen
sas de instante en instante,te pido con todas las fuerzas de mi CORAZON me sanes de los defectos de caracter mas marcados que me agobian;entre ellos la adicción a la pornografia,el
afán de contemplar la figura femenina
desnuda,la masturbación,la dilación en toda su expresión y la pereza matutina;me esfuerzo por colocar el porcentaje suficiente para que asi sea. GRACIAS MI AMADO DIOS PADRE-MADRE.

Reyna García dijo...

AMADO DIOS TE AGRADESCO INFINITAMENTE por todo el amor que
me das, estoy dispuesta a que Tú
elimines todos mis defectos de
carácter, entrego a mi Amado Arcángel Miguel y a Amada Poderosa
Astrea estos defectos como la ira,el orgullo, la autocondenación
y crítica, mismos que han descendido notoriamente pero que soy conciente que en cualquier momento pueden salir al acecho, por lo que me mantengo alerta, reconosco que por momentos recaigo pero ahora puedo verlo y corregir,
GRACIAS DIOS POR AMARME COMO YO TE AMO CON TODO MI CORAZON CON TODA MI MENTE CON TODO MI SER. Reyna.

Yahs dijo...

Primero y siempre, Gracias a DIOS YO SOY y a Buda Gautama por esta plataforma.

Estoy dispuesto a que Dios me ayude a liberarme de todos los limitantes defectos de mi caracter y le doy gracias también por mostrarme las herramientas, personas, grupos y enseñanzas para lograrlo.
Estoy dispuesto a dejar a traz la pereza-dilación, la masturbación y pornografía, la hipocresía, la lujuría, la falta de amor hacia mi y los demás, la creencia de no ser merecedor y falta de voluntad para hacer las cosas.

Entrego esto al fuefo sagrado consumidor de Dios, de la sangha y al pilar de fuego violeta, en el nombre de mi YO superior y gracias a luz de Dios que nunca falla
Yahshuah.

Ema dijo...

Amada Presencia De Dios YO SOY en mi, Gracias por tu Amor y por el Río de Vida que me has enviado permanentemente, gracias por cada electrón que viene a mí desde Tu Corazón.
Te entrego estos defectos de carácter y se los entrego Al Señor Shiva! Para que consuma en mí la falta de confianza, la duda, el cuestionamiento humano, el temor, el sentimiento de no ser merecedora de tus regalos.
Gracias Padre que me has oído y siempre me oyes.

José Eller A. dijo...

Amado Dios Padre-Madre gracias, gracias,infinitas gracias os doy por toda vuestra misericordia.
Entrego a la Poderosa LLama de la Shanga Del Buda y a la trasmutadora llama violeta todos mis defectos de caràcter muy especialmente la lujuria; que se camufla como admiración a la belleza de las mujeres,arrojo también todo mi orgullo espiritual toda esa sobrades y autosuficiencia soterrada;la ira que se camufla como ironia irritabilida y sarcásmo.Amado Arcángel Miguel, revisteme con tu Poder, para continuar diariamente con tú rosario:"PARA SUPERAR LAS CRISIS ESPIRITUALES" y de ésta manera vencer todas mis dudas , angustias,incertidumbres y temores con respécto a mi provisión y al cumplimiento de mi Plan Divino.

!!AMADO ESPIRITU DE LA GRAN HERMANDAD BLANCA OS AMO CON TODAS LAS FUERZAS DE MI CORAZÓN!!

Marina dijo...

Dios Padre-Madre; te entrego en tus manos mis defectos de carácter: obsesión por la perfección y por el orden (lo cual me ha llevado muchas veces, casi sin darme, cuenta a poner estas cosas en primer lugar); algunos arranques de enojo repentino, (he mejorado mucho en ésto, pero sé que aun tengo que trabajar en ello); intolerancia hacia las personas que considero obran con mucha hipocresía y a las personas por quienes me he sentido defraudada (considerando que les he siempre ayudado y hecho mucho por ellas y he sentido un mal agradecimiento desde su parte).

Te entrego todo ésto Dios, sabiendo que Tú lo resuelves y lo consumes y es transmutado en Luz, por lo que me das siempre perfecta paz y armonía, y por eso tengo siempre perfecta paz y armonía.

Gracias Padre. YO SOY EL QUE YO SOY. Amén.

Marina :)

Francisco Javier dijo...

Amado y poderoso Dios YO SOY que te manifiestas en mí, amado santo Yo Cristico, amado Saint Germain, amado Babaji, amada madre María, amado Jesus el Cristo, amado Buda Gautama, les entrego todos mis defectos de caracter, para que sean disueltos en la llama violeta transmutadora y en la llama de la shanga del Buda. la ira en todas sus manifestaciones, la masturbación y la lujuria que aunque ha disminuido aún aparece bajo formas sútiles que antes no había descubierto, el orgullo, la dilación que tambien se manifiestan de otras maneras diferentes, el sentido de separación de Dios que entorpece mi camino espiritual, la sensación de sentirme inadecuado para estar frente a mis Maestros y recibir su instrucción directamente, y sobre todo envío a la llama para que sea disuelto la sensación de abandono en la que me ha sumido el ego por muchas vidas, sabiendo que Dios nunca me ha abandonado y he sido yo quien le ha dado la espalda.
Entre tanto seguiré teniendo mi meta presente, que es la unión con Dios, me dejare llevar de la mano con mansedumbre y obediencia, dejando de lado la rebeldia y consumiendola tambien en la llama de mi señor de Luz a quien le doy nuevamente la cara y veo de frente desde este momento. Seguiré cumpliendo con el ritual que me ayuda a traves de los rosarios y el kriya, seguiré trabajando con mi psicología que me ha dado frutos hasta hoy, y seguire tratando de servir a mis hermanos de la mejor manera posible.
Gracias Dios Padre-Madre por amarme y aceptarme tal como soy y por sostener el concepto inmaculado de mi alma por mi hasta que yo aprendiere a hacerlo.

hernando s. dijo...

en el mombre de mi AMADA PODEROSA PRESENCIA DE DIOS YO SOY EN MI entrego mis defectos de caracter, para que se debilite en mi la IRA , EL RESENTEMIENTO LA GULA EL MIEDO Ytodo loque impide mi labor espiritual, gracias, dios padre madre pór esta oportunidad de que me ayudes .

LUZ MARINA dijo...

Amada poderosa presencia de DIOS; con mi corazón te agradezco por ser una extensión tuya, por darme la oportunidad de venir a vivir acá en la tierra esta experiencia humana. Por tu apoyo y acompañamiento, por mis maestros espirituales que me han llevado hasta donde estoy parada ahora.

Gustosamente entrego y arrojo al fuego sagrado de la Shanga del buda todas estas limitación, todas estas manifestaciones Dualísticas que impiden SER y manifestar tu reino acá en la tierra.
Afirmo que estoy preparada para soltar y eliminar de una vez por todas, la adicción a la pornografía, al sexo, a la prepotencia, a los comentarios mal intencionados y sin sentido, a la gula, a la rabia incontenible, a los sentimientos de carencia, a la pereza matutina, a ser oídos sordos. Al sentido de aceptación y reconocimiento, a querer ser mejor que mis demás hermanos y todos los demás defectos que en este momento se camuflan en mi psicología como positivos pero que en realidad son un obstáculo para mi crecimiento Espiritual.

Gracia padre, gracias amigos de la comunidad por aceptarme y comprenderme como soy

Les dejo todo mi amor y mi paz

José Luis dijo...

Amado Dios Padre-Madre estoy dispuesto a que elimines de mí toda adicción a la pornografia y a la lujuria en todos sus sentidos.Te agradezco amada Presencia de Dios Yo Soy, amado Gautama Buda, Arcangel Miguel, amadas Astrea y Pureza y todas las huestes Ascendidas y a toda la Comunidad del Amor por el apoyo que me han brindado. Sé que aun persiste la lujuria en mí y se la entrego a la llama violeta transmutadora y a la llama del Shanga del Buda. Jose Luis

Carlos A dijo...

Amado Dios Padre-Madre, estoy dispuesto a que tu elimines de mi ser toda conducta lujuriosa, tales como, ver pornografía, ver a las mujeres de manera mal intencionada, masturbarme, y aunque ya llevo un año sin hacerlo, tener sexo con trabajadoras sexuales o tentarme a ello viendo páginas o pasando por lugares en los que las puedo encontrar. También te pido que elimines todo comportamiento pernicioso, dado que la pereza es un estado ideal de la mente y el cuerpo para reacer. Poderosa Presencia YO SOY, TE AMO PROFUNDAMENTE, tu sabes cómo ha cambiado mi vida desde que conocí esta hermosa comunidad, todos y cada uno de sus miembros me han permitido conocer Tu AMOR INCONDICIONAL. Por esto Dios Todopoderoso, me comprometo a hacer mi mejor esfuerzo para sobreponerme a mi adicción y alcanzar la Concincia Crística. Amen

María dijo...

Entrego al fuego de la Sangha del Buda y al fuego Violeta todo mi ego: manifestado en:
debilidad,
sensibilidad excesiva,
baja estima,
inferioridad,
rencor,
inseguridad,
pereza,
critica y juicio,
enfados.

Pido a Dios, me ayude a sanar su fuente que proviene de sentirme abandonada por Dios y no Amada.

Pido al Buda me pueda ofrecer un camino para experimentar el Amor Divino de la Madre y su sustento en mi.

Y pido ser rodeada siempre por la llama violeta y la pureza de Dios, para vivir en el mundo sin ser del mundo, dedicada únicamente a Dios.

Trabajaré con mi psicología como hasta ahora he procurado hacer, para sanar de todas las heridas que activan mi ego, y así llegar a sanar el sentido de separación de Dios-la Fuente.

Gracias hermanos, gracias Buda por esta oportunidad maravillosa.

María Jesús